La Parroquia

 El año 1600, la orden del Carmel, recibió bajo condiciones enfitéuticas de Luis Escribano, barón de Beniparrell y de Argelita y caballero de Montes, 16 hanegadas de suelo y la antigua ermita de Santa Bárbara, para establecer un convento de monjes seguidores de la antigua observancia. Este fue fundado el abril de 1603 por el padre prior Miguel Alfonso de Carranza, según aparece en las actas del capítulo provincial.

Después de pasar por dos epidemias de peste en 1648 y en 1670, a partir de 1679 el prior Pedro Salvador iniciará la reforma del antiguo edificio, y esta irá ampliándose progresivamente gracias a las adquisiciones y arrendamientos de tierras que los monjes obtendrán de los vecinos de las poblaciones de les cercanías,  todo y que la comunidad de religiosos se mantendrá siempre pequeña.

 La tipología del convento por similitud con otros mejor conservados, dado que seguían un patrón común, sería de unas dependencias conventuales unidas a la iglesia y articuladas alrededor del claustro. Este, eje sobre el cual gira toda la vida de la comunidad monástica, es de planta cuadrada con dos pisos y 5 módulos por lado. En la parte inferior tiene arcos de medio punto y en el piso superior arcos escarceros. Las vueltas son arestadas. Todo el conjunto claustral es de orden toscano con pilastres dobles y frisos.

Después de resistir las vicisitudes del período liberal, el 13 de agosto de 1835 llegará la orden de exclaustración para el convento. Finalmente, y según el inventario hecho el 4 de octubre de 1835, las propiedades del convento desamortizado serían: "un convento pequeño, un huerto en el mismo de 7 hanegadas, una iglesia pobre, un campo llamado de Ponteta de 8 hanegadas, huerta con moreras y caña, otro huerto contiguo de 54 hanegadas de maíz y como 2 de alfalfa, campo llamado el olivar de la Berana con olivos y moreras de 23 hanegadas que tiene 16 de maíz y como 2 de alfalfa, un censo y un pozo con pilas para beber caballerías cubierto de fábrica".

Si bien, desgraciadamente, la historia del convento y de sus relaciones parentales con los habitantes de Beniparrell también continua todavía por hacer pese a la cuantiosa documentación que existe. La importancia de este asentamiento religioso fue muy grande para el futuro del pueblo porque fue alrededor de éste, donde se articularía el actual núcleo urbano tal como y como atestiguan los restos del claustro, que están localizados entre los corrales de dos casas que se encuentran anexionadas a la actual parroquia de Santa Bárbara. Actualmente está en proceso de declaración de bien patrimonial de relevancia local (según un informe emitido por la Conselleria de Educación y Ciencia de la G. Valenciana) y a la espera de una solución satisfactoria para los propietarios actuales de las casas implicadas así como de la finalización del proyecto de restauración de la actual iglesia de Santa Bárbara.

 

 

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31